Saltar al contenido

Cómo hacer desinfectante de manos en casa

Con la situación sanitaria que se está viviendo, la higiene se ha convertido en un pilar vital en nuestras vidas. Ha aumentado la conciencia de las personas sobre la necesidad de mantener una buena higiene y así evitar contagios. La Organización Mundial de la Salud ha recogido una serie de medidas preventivas, entre las que más destaca el lavado de manos, ya que en ellas se acumulan los gérmenes. Se recuerda constantemente que lavarse las manos con agua y jabón es lo más efectivo a la hora de desinfectarse contra el virus. Este lavado debe durar un mínimo de 20 segundos y tratando de alcanzar todas las partes de nuestras manos. Pero, ¿qué ocurre si estamos fuera de casa? 

La herramienta más usada fuera del hogar es el gel hidroalcohólico, sin embargo, este producto fue uno de los primeros en agotarse en farmacias y supermercados ante la llegada de la crisis sanitaria. Por ello, te ofrecemos recetas fáciles para preparar tu desinfectante casero para manos. 

¿Cómo lograr que sea efectivo?

Hay que tener en cuenta que no vale elaborarlo de cualquier manera. Lo más importante a la hora de la preparación es que nuestro gel desinfectante cuente con al menos un 60% de alcohol isopropílico. Esta es la cantidad mínima que ha de contener para que sea efectivo contra los gérmenes e infecciones. Asimismo, también puedes agregarle un poco de agua oxigenada. 

Para que el desinfectante no sea abusivo con nuestra piel se recomienda añadir glicerina líquida o aloe vera. En el caso del aloe vera, se tendría que aplicar un 30% para que proteja nuestra piel. Las aceites también son un buen acompañante para nuestro gel casero. El aceite de árbol de té es el más destacado, ya que, además de aportar aroma, tiene propiedades desinfectantes. Asimismo, sirve el aceite esencial de lavanda, por sus características aromáticas y antisépticas, y alguna otra aceite esencial a nuestra elección, como el de rosa mosqueta, para darle el aroma al gusto. 

Como no es válido elaborarlo de cualquier forma, tampoco lo es utilizarlo a la ligera. Si nuestras manos están sucias  o grasientas, el desinfectante no tendrá un efecto óptimo. De igual manera, es vital aplicarlo de la forma correcta, como aconseja la OMS. 

Receta fácil para preparar desinfectante casero

Los ingredientes de la receta de gel desinfectante son los siguientes (las cantidades dependen de cuánto desee hacer. Le indicamos las proporciones adecuadas):

  • ⅔ de alcohol de 96º
  • ⅓ de gel de Aloe Vera
  • 10 gotas de aceite esencial de lavanda o de árbol de té
  • 5 gotas del aceite esencial elegido al gusto

Los pasos son muy sencillos. Se mezclan todos los ingredientes en un cuenco y luego se traslada la mezcla al envase dosificador que vayamos a utilizar para aplicarlo en nuestras manos. No hay que olvidar que debemos hacer la elaboración en lugar y con envases desinfectados para que sea más efectivo y no esté contaminado. 

Sigue leyendo o visita nuestros Artículos Relacionados 

Desinfectante caseros con ingredientes naturales

En ocasiones, el desconocimiento puede resultar nocivo y más si hablamos de productos químicos para desinfectar. Hay ciertos productos que nunca deberíamos mezclar porque darían lugar a una combinación peligrosa para nuestra salud, como es el cloro y el amoniaco. Sobre todo, hay que tener mucho cuidado con la lejía y evitar mezclarla con cualquier otro producto de limpieza, vinagre o alcohol. 

Con la intención de evitar ningún percance, te recomendamos ingredientes naturales con los que podrás elaborar tus propios desinfectantes caseros de manera sencilla. Con ellos, podrás limpiar la casa, desinfectar la ropa o los alimentos sin preocuparte. 

Los ingredientes naturales que más destacan son:

  • El bicarbonato de sodio
  • El vinagre blanco (aunque también podría servir el de manzana)
  • La sal y el limón

Por ejemplo, se puede preparar un producto que sirva para limpiar los suelos, azulejos, etc. Para lograrlo, en un cubo de agua añade 2 tazas de bicarbonato; a la mezcla súmale una taza de vinagre blanco, 5 gotas de aceite esencial de árbol de té o de lavanda y un vaso de jugo de limón. El aroma depende de tu gusto. Puedes utilizar más aceites para que el olor sea tu preferido. 

Las frutas y verduras, por su parte, se pueden limpiar enguajándolas en un bol con agua y bicarbonato, por ejemplo. El vinagre en este caso no es muy aconsejable, puesto que puede dar sabor a la comida.

Artículos que también pueden interesarte